Close

Dormir boca abajo estimula la motricidad y cognitividad en los bebés

Un estudio realizado  a 132 niños en el Hospital Universitario Materno Infantil de Canarias ha llegado a la conclusión de que existen diferencias notorias entre los bebés que dormían boca abajo, y por lo tanto se les estimula desde sus primeras semanas, y los que no.

Se estableció un grupo de 35 bebés que recibieron estimulación y 97 que no. La evaluación de los niños de los dos grupos se realizaba en sus domicilios a los 3, 6 y 9 meses. En este análisis se encontraron ciertas diferencias entre los distintos grupos. Se analizaron como indicadores de cada periodo el «sostén cefálico» (sostener la cabeza mientras se está boca abajo) a los 3 meses, el volteo a los 6 y el gateo a los 9 meses.

Los resultados fueron significativos, ya que indicaban que mientras a los 3 meses los 35 bebés que recibían estímulos consiguieron sostener la cabeza, de los que no lo recibían, sólo 8 de 32 lo lograron.

Posteriormente, en la fase de gateo, a los 9 meses, entre los que se ejercitaban, gatearon 31 de los 35 y, entre los que no fueron estimulados, sólo 8 de 34. Las causas que les llevó a realizar el estudio fueron que observaron que había niños con pequeños retrasos motores que no tienen ninguna causa neurológica. Y, finalmente, observaron que los niños pasan «excesivo tiempo» boca arriba.

A todo esto hay que apuntar que cuando un bebé mantiene la cabeza boca abajo desde el punto de vista cognitivo le da ventaja, porque él puede integrarse mucho mejor en el entrono, ya que para ver que hay a su alrededor tiene que levantarla.